DECLARACIÓN DE MAR DEL PLATA